Fotos Retiro Santo Domingo Savio - Abril 4-5-6 / de 2014

  • IMG 5408
  • IMG 5403
  • IMG 5399
  • IMG 5463
  • IMG 5462
  • IMG 5459
  • IMG 5458
  • IMG 5456
  • IMG 5455
  • IMG 5453
  • IMG 5452
  • IMG 5450
  • IMG 5449
  • IMG 5447
  • IMG 5446
  • IMG 5444
  • IMG 5443
  • IMG 5441
  • IMG 5440
  • IMG 5438
  • IMG 5437
  • IMG 5434
  • IMG 5433
  • IMG 5430
  • IMG 5429
  • IMG 5426
  • IMG 5424
  • IMG 5422
  • IMG 5420
  • IMG 5417
  • IMG 5416
  • IMG 5414
  • IMG 5412
  • IMG 5410
  • IMG 5409
  • IMG 5406
  • IMG 5404
  • IMG 5402
  • IMG 5400
  • IMG 5398
  • IMG 5397

Los Evangelios

VIII LOS EVANGELIOS

¿Cómo se escribieron los Evangelios?

Jesús no dejó nada escrito, El solo predicó; tampoco los apóstoles u otros discípulos estaban tomando apuntes. Probablemente también Jesús usaba el método que usaban todos los maestros de su tiempo: frases cortas y repetidas para que los que escuchaban pudieran memorizarlas mejor. Por esto los estudiosos reconocen unas “ipsissima verba” de Jesús, es decir unas palabras o frases (muy pocas) propias de Jesús.

1) De la predicación oral de Jesús a los evangelios escritos: después de la muerte de Jesús, iluminados y fortalecidos por el Espíritu Santo, los Apóstoles empezaron a anunciar el mensaje de Jesús y su experiencia, reunieron  alrededor de sí nuevos seguidores (Pentecostés).

- El núcleo central de su predicación es: Jesús, muerto y resucitado, es el Señor, el Salvador (Kerigma: primer anuncio). También la predicación de los Apóstoles fue oral.

- Un papel muy importante tuvo la persecución para el descentramiento: casi todos los Apóstoles y muchos seguidores salieron de Jerusalén y fundaron nuevas comunidades (casi todas en Judea).

- Fue decisiva la conversión de Pablo para que la predicación pasara los confines (él se define el Apóstol de los “gentiles”, de los paganos). Cada uno cuenta según su experiencia personal, sus recuerdos y sus relatos sobre Jesús.

- Después de algún tiempo unas comunidades pusieron  por escrito estos testimonios que empezaron a circular e intercambiarse entre las varias comunidades enriqueciéndose recíprocamente.

- Además empezaban a aparecer también las  cartas escritas por los responsables de las comunidades a sus seguidores (cartas apostólicas: Pablo, Pedro…). Así se iban recogiendo los dichos de Jesús, sus milagros, unos cuentos más largos (la Pasión y la muerte de Jesús), hasta cuando unos empezaron a ordenar todo el material y darle una estructura: así aparecieron los Evangelios.

- Aproximadamente ésta ha sido la cronología:

* 27-30 (30-33 según nuestra era): Predicación de Jesús

* 30 (33): Pasión, muerte y resurrección de Jesús, Pentecostés

* 31-100: Predicación oral de los Apóstoles t formación de las primeras  comunidades

* 40-50: aparecen los primeros escritos y primeras colecciones: dichos de Jesús, milagros, Pasión, muerte y resurrección

* 65-68: Evangelio de San Marcos

* 70-80: Evangelio de San Mateo

* 80-85: Evangelio de San Lucas

* 90-95: Evangelio de San Juan

* Las cartas apostólicas empiezan en los años 51-52, mientras que el Apocalipsis se sitúa en los años 100-101 d. C..

2) Evangelio: palabra griega que quiere decir “Buena Noticia”. Se refiere a Jesús, Jesús es la Buena Noticia: su vida, su mensaje,  su muerte y resurrección son una buena noticia para la humanidad. Hay un solo “Evangelio” (una sola buena noticia), por lo tanto se llama así también cada uno de los libros que traen este mensaje.

Son cuatro los evangelios reconocidos (canónicos), considerados inspirados (Mateo, Marcos, Lucas y Juan): por esto se dice “Evangelio según….”.

Los Evangelios no son la vida de Jesús (tienen algo); no son la historia de Jesús (tienen algo); son un mensaje de Jesús (de Dios) a la humanidad.

  • No son biografías de Jesús: no tienen los elementos propios de una biografía como la entendemos hoy: falta una descripción física e intelectual, faltan los relatos de su infancia o de su juventud, etc.
  • Son un testimonio de fe en Jesús: recogen la forma como la comunidad cristiana vivía el mensaje de Jesús y como lo veían a El Sus discípulos. Suponen una adhesión de fe y contienen lo que un discípulo de Jesús debería saber y vivir para ser un fiel discípulo. Por ello el punto de partida no es Su nacimiento (tenemos muy pocos elementos) sino el misterio pascual (muerte y resurrección) y a partir de ello releer Sus palabras y los hechos de Su vida.
  • Son escritos de la comunidad para la comunidad: han sido escritos a la luz de lo que se decía de Jesús dentro de la comunidad y para la comunidad en la catequesis y en la predicación. No son solo un recuerdo de lo que dijo Jesús o de lo que El hizo, sino también respuestas a inquietudes que surgían dentro de la comunidad a la luz de la vida y de las enseñanzas de Jesús. Hoy también hay que leer los Evangelios en esta prospectiva,
  • Son basados en testimonios directos: su base está en el testimonio de los Apóstoles y primeros seguidores , quienes predicaron a Jesús y su predicación es la quedó escrita  así como la tenemos. Ellos escriben sobre lo que creen y viven.
  • Son escritos según la personalidad de cada autor: los autores nos dan una visión según las preocupaciones y dificultades que se estaban viviendo en las comunidades y pensando como iluminar el camino de sus propios creyentes. Por esto se encuentran unas diferencias en los Evangelios.
  • Son inspirados por el Espíritu Santo: el Espíritu Santo inspiró la predicación de Jesús, por lo tanto inspiró la predicación de los Apóstoles y también la reflexión y la relectura de las primeras comunidades cristianas. Por consiguiente son libros inspirados.
  • Son escritos también para nosotros: nosotros haciendo hoy nuestra relectura, encontramos respuestas para nuestra vida.

3) Como leer los Evangelios: unas claves de lectura

  • Leer caminando: el primer nombre dado a la vida cristiana fue “el camino” (Hech. 9,2): hay que caminar tras de Jesús  (“El que quiera seguirme….. cargue con su cruz”, Mt. 16, 24).
  • Leer desde los símbolos: los evangelios están llenos de simbología, hay que descubrir el valor de los símbolos
  • Leer en conjunto: los mismos hechos son presentados de forma e interés distintos, especialmente en los sinópticos. Hay que ver los textos paralelos
  • Leer desde la práctica: los evangelios no son solo un recuerdo de Jesús, sino un camino a seguir, una vivencia del mensaje, una práctica concreta en el seguimiento de Jesús, elementos que deben llevar a un estilo de vida.

IX LOS ESCRITOS DEL NUEVO TESTAMENTO

Los libros del N.T. han nacido por la reflexión de las primeras comunidades cristianas,  que bajo la guía de los discípulos de Jesús, iluminaron sus vida a la luz de la vida y de la enseñanza de Jesús. Nosotros entenderemos estos escritos si estamos en comunión con nuestra comunidad de hoy: la iglesia. Ella es la única que tiene autoridad para interpretar la Palabra de Dios: “Nadie puede interpretar a su gusto una profecía de Dios…”, 2Pe. 1,20). Los protestantes  que sostienen la “libre interpretación” de la Biblia son destinados a un constante y continuo fraccionamiento.

1) Objetivo del N.T.: el N.T. empieza con la venida de Jesús, el Mesías esperado, con su predicación y con la comunidad por El fundada  (la iglesia), con el fin de continuar su misión entre todos los pueblos y hasta el final de los tiempos.

El objetivo del N.T. no es hacer teoría sobre Jesús y su vida, sino iluminar y   explicar la vida y la historia de los creyentes de todos los tiempos a la luz de la vida y del mensaje de Jesús, así como la vida de la comunidad y a través de ella la vida y la historia de la humanidad entera.

-         Los textos del N.T. son una profundización del mensaje de Jesús.

2) Fechas y lugares: los textos del N.T. se escribieron en la segunda mitad del I siglo (65-100 d.C.), los autores han sido los Apóstoles  y otros (discípulos de ellos), fueron el fruto de un largo trabajo (cf. encuentro anterior: textos

primitivos, respuestas a preguntas e inquietudes de los miembros de las comunidades, la experiencia y la reflexión de las mismas comunidades, hasta los textos definitivos).

-         Lugares: unos textos fueron escritos en Jerusalén o Galilea; otros, en lugares del mundo griego y romano, allá donde se estaban formando nuevas comunidades.

3) Esquema y contenido: el esquema para ordenar los libros es parecido al del A.T.: históricos (Evangelios y Hechos de los Apóstoles); sapienciales o didácticos (todas las cartas apostólicas); profético (Apocalipsis). Los estudiosos de la Biblia tienen otro esquema: agrupan los libros por semejanza en el contenido, por autor o situación en que han sido escritos , permitiendo así una mejor relación entre ellos. Según este esquema: 1) Evangelios sinópticos (Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas); 2) Conjunto paulino (Hechos de los Apóstoles y cartas de San Pablo: a) antiguas, así llamadas por ser las primeras escritas ( 1 y 2 Tesalonicenses); b) mayores, por su importancia (1 y 2 Corintios, Gálatas, Romanos); c) cartas de la cautividad (Filipenses, Colosenses, Efesios, Filemón); d) cartas pastorales (1 y 2 Timoteo, Tito); e) autor desconocido (Hebreos); 3) Conjunto joánico (Evangelio de San Juan, 1, 2 y 3 Cartas de San Juan, Apocalipsis); 4) Otros escritos (carta de Santiago, 1 y 2 Pedro, Judas).

4) Evangelios sinópticos: se llaman así por su semejanza y por su dependencia mutua. Se piensa que el evangelio de Marcos fue el primero y que Mateo y Lucas ya lo conocían cuando ellos escribieron, así como tuvieron en cuenta de una cierta “Fuente Q”, es decir una colección de “dichos de Jesús”. “Sinóptico” viene del griego y quiere decir “una sola mirada”: es que si se ponen los tres evangelios en tres columnas paralelas, se pueden inmediatamente captar semejanzas y diferencias. Los tres Evangelios se centran en la persona, el mensaje y la vida de Jesús, reconocido como Mesías (Cristo),  el Señor, el Hijo de Dios. El esquema presentado por los tres: Jesús predica y acompaña su predicación con milagros en constante movimiento realizando diversos viajes  por Galilea y por Judea hasta el último a Jerusalén, tuvo duros conflictos con las autoridades religiosas y políticas que decretaron su muerte en la cruz y después de tres días resucitó como había prometido.

a)  Marcos: es el primero, el más breve, probablemente refleja la predicación de Pedro que había acompañado a Roma. Presenta a Jesús como el Mesías, pero no como lo estaban esperando los Judíos, sino humilde, que muere en la cruz para salvar a su pueblo, un Mesías muy humano y cercano,

reconocido solo en la cruz. Por esto en muchas ocasiones pide silencio sobre su verdadera identidad.  Fue escrito entre los años 65-70 d.C. para la comunidad de Roma.

b) Mateo: Hoy se duda que el autor sea el Apóstol Mateo. Se le había atribuido este evangelio a motivo de una colección de “dichos de Jesús”, parece recopilada por él. El verdadero autor sería un cristiano de origen judía, que escribe a judíos cristianos con la intención de establecer una continuidad entre el antiguo pueblo de Dios  (Israel) y el nuevo pueblo de Dios (la iglesia) nacido en la Nueva Alianza sellada con la sangre de Jesús. Muy importantes son las noticias sobre la infancia de Jesús (nacimiento, huida a Egipto, regreso y establecimiento en Nazareth). Es un evangelio muy bien estructurado y lleno de simbología. Habría sido escrito entre los años 70-80 d.C., probablemente n Antioquía u otra ciudad de Judea.

c)  Lucas: Inicia presentando su método de trabajo (Lc. 1,1ss.). Tiene un relato distinto de la infancia de Jesús (anunciación, nacimiento, presentación al templo, pérdida y hallazgo en el templo). Trata de contestar a las mismas preguntas de Mateo: quien es Jesús? A qué vino? Cómo reaccionó la gente frente a El? Lucas escribe a cristianos paganos. Presenta la tesis que el anuncio del evangelio parte de Galilea para llegar a Jerusalén y de aquí a todas las naciones de la tierra (el evangelio se completa con los Hechos de los Apóstoles). Habría sido escrito en los años 80-85 d.C. para las comunidades de origen pagana fuera de Palestina.

X. N.T: CONJUNTO PAULINO

El conjunto paulino recoge todos los libros que se refieren a la predicación y a la misión de San Pablo, o como autor o porque de él deriva el pensamiento. Su preocupación (ya que escribe a paganos llegados a la fe) es presentar la enseñanza de Jesús de una forma distinta con el fin de hacerlo cercano a todos y aborda con profundidad  en sus escritos la problemática que estaba viviendo cada una de las comunidades que había fundado.

San Pablo tuvo una intuición muy grande y profunda: la salvación, y por ende el mensaje de Jesús, no es exclusivo del pueblo de Israel, sino para todas las naciones (los “gentiles”). Esto provocó también cierta tensión con los Apóstoles, en modo especial con Pedro. Para Pablo Israel tuvo la misión de preparar la venida del Mesías  y dar testimonio del Dios único y verdadero, misión que pasó, por el rechazo de Israel, a la iglesia, nuevo pueblo de Dios.

1) Hechos de los Apóstoles: fue escrito por Lucas  y dedicado, como su evangelio, a un tal Teófilo. Relata los comienzos de la iglesia (su inicio el día de Pentecostés, la vida de la primera comunidad cristiana, las primeras persecuciones y la dispersión de los Apóstoles y de muchos cristianos, la fundación de nuevas comunidades fuera de Jerusalén,  la conversión y la predicación de Pablo, la predicación de Pedro y el camino del Evangelio hasta Roma, corazón del imperio romano). Son llamados “el evangelio del Espíritu Santo” por la constante presencia e impulso del Espíritu Santo  en la vida de la primera comunidad cristiana. Habría sido escrito entre 70-85 d.C., después del Evangelio.

2) Cartas paulinas: Son al centro de todo este bloque. Por medio de estas cartas se puede descubrir la realidad que vivían las primeras comunidades cristianas: sus preguntas, sus dudas, sus inquietudes, sus problemas, dificultades y esperanzas. Todas están dirigidas a comunidades concretas y abordan su situación propia  a la luz del mensaje y del misterio de Jesús . Han sido escritas entre el 50 y 70-75 d.C. Hoy se distinguen en: * cartas auténticas: escritas personalmente por Pablo o por un secretario (1Tealonicenses, Gálatas, Filipenses, Filemón,1y 2Corintios, Romanos); * no auténticas: escritas después de su muerte en su nombre como desarrollo de su pensamiento (2Tesalonicences, Efesios, Colosenses, 1 y 2 Timoteo, Tito).

a) Antiguas: las primeras escritas.

-         1 (y 2) Tesalonicenses: la primera es ciertamente la más antigua, escrita probablemente desde Corinto en los años 51-52 d. C. por el Apóstol o su secretario. Afronta 2 temas: la segunda venida del Señor (Parusía, no tan inminente como creían) y la importancia del trabajo y de las responsabilidades sociales. La segunda  fue escrita más tarde por algún seguidor del Apóstol. Por su afinidad en los temas tratados, se considera entre las cartas antiguas.

b) Mayores: así llamadas por su importancia.

-         1 Corintios; La comunidad de Corinto, ciudad cosmopolita y de comercio, tenía serios problemas y Pablo los aborda con esta carta. Principales problemas: divisiones internas, desviaciones sexuales, juicios entre cristianos no solucionados por la comunidad. También trata  otros temas como: matrimonio y celibato, participación a festines en honor a los ídolos, orden en la asamblea y participación a la Cena del Señor, resurrección de los muertos. Maravilloso el c. 13: himno a la caridad.

-         2 Corintios: Pablo, al terminar su primera carta a la comunidad, expresaba su deseo de volver a visitarla, cosa que no pudo realizar. Esto creó mucho malestar y lo acusaban de mentiroso. Además había unos predicadores inescrupulosos que intentaban de arruinar su autoridad. También a unos emisarios suyos los trataron muy mal. El Apóstol, que sufre por tanta incomprensión,  en esta carta se defiende a si mismo y a su ministerio y nos da páginas muy hermosas sobre la evangelización y lo que quiere decir ser apóstol de Cristo.  E invita a hacer una colecta para la comunidad de Jerusalén, pobre y perseguida.

-         Gálatas: la comunidad de Galacia vivía un momento muy difícil: varias corrientes de pensamiento estaban amenazando su unidad así como la universalidad del Evangelio, Unos querían imponer prácticas judías   a los nuevos convertidos (la circuncisión). Pablo se opone decididamente argumentando que es la fe la que nos une a Jesús y no las prácticas rituales.

-         Romanos: retoma el mensaje de la carta a los Gálatas, profundizándolo. Es la carta más larga y más teológica. La primera parte se centra en el tema de la salvación por la fe en Jesús, mientras que en la segunda  sobre la caridad fraterna  y la actitud de los cristianos  frente la sociedad civil y la autoridad. Es una carta muy profunda y compleja,

c) Cartas de la cautividad: fueron escritas por el Apóstol desde la prisión o en Efeso (56 d. C.) o en Roma (61-62 d. C.).

-         Filipenses:  es una carta atenta y afectuosa a una comunidad que siempre le demostró más cariño. Les da noticias suyas, manifiesta su atención y su cariño por todos sus colaboradores, por la comunidad y expresa su confianza en el futuro. Agradece por la ayuda económica por sus necesidades y los invita a vivir siempre unidos. Hermoso el  canto a la humildad de Cristo (Flp. 2, 6-11).

-         Colosenses: parece escrita desde Roma. En ella denuncia los errores de la comunidad donde se pensaba que entre Dios y los hombres existían muchos intermediarios y todos debían ser congraciados: Jesús era el más importante. Pablo sostiene  que Jesús es el único intermediario  y ataca a los que desviaban a la comunidad con esas ideas falsas. Da también muchos consejos válidos acerca de la familia.

-         Efesios: trata los mismos temas de la carta a los Colosenses, pero de una forma más tranquila y más profunda. Tema central es Cristo resucitado, cabeza de la iglesia que es su cuerpo. Judíos y gentiles están llamados a formar parte de un  solo pueblo (la iglesia). Tiene también un llamado a la unidad y consejos sobre vida cristiana y el matrimonio.

-         Filemón: carta muy breve, escrita desde Roma a Filemón, caballero cristiano de Colosas por la huida de su esclavo Onésimo, quien para esconderse se fue a Roma donde se encontró con Pablo que ya conocía y recibió el bautismo. Pablo invita a Filemón de recibir de nuevo a Onésimo, pero ya no como esclavo, sino como hermano. Una carta de alto contenido humano.

d) Cartas pastorales: así llamadas porque dirigidas a dos obispos  (Timoteo y Tito), amigos del Apóstol y responsables de unas comunidades y también porque abordan temas pastorales y consejos para resolverlos según la visión cristiana.

-         1 y 2 Timoteo, Tito: son muy parecidas y parece escritas al final de la vida de San Pablo, aunque hoy se las considera no auténticas. La 1 Timoteo y la a Tito no hablan ni de cadenas ni de prisión, mientras que la 2 Timoteo da la impresión como si fuera una despedida: el Apóstol está preso  y siente la muerte ya próxima. Los invita a ser fieles a la tradición, a cuidar las comunidades de los falsos maestros  y falsos profetas, de los errores y desviaciones que ponen en peligro la fe genuina.

e) Autor desconocido:

-         Carta a los Hebreos: tiene una forma distinta de afrontar los temas , por lo cual se duda que sea de Pablo. Probablemente fue escrita por un judío. Se atribuye a un tal Apolo, como probable autor, colaborador del Apóstol. Trata el tema del sacerdocio de Cristo como plenitud del sacerdocio de la Antigua Alianza y como realización de las promesas. Probablemente fue escrita a sacerdotes judíos convertidos que estaban pasando por una crisis de identidad, en relación con su sacerdocio anterior.

XI. N.T: CONJUNTO JOANICO

Es el tercer bloque que comprende los textos relacionados con el Apóstol S. Juan. Se supone que a su alrededor se formó una escuela de pensamiento que se fue extendiendo en Asia Menor. Los textos fueron redactados  después de los Sinópticos , entre los años 90 y 100 d.C. Son textos muy profundos, de alta teología y por esto de no fácil comprensión e interpretación. También por los numerosos símbolos usados, especialmente en libro del Apocalipsis, tomados del Profeta Daniel. La escuela de Juan profundizaba sobre el misterio de Cristo y muy pronto en su seno empezaron herejías (gnosis), la negación de la naturaleza humana de Cristo (Docetismo). El conjunto joánico trata de resolver estos problemas orientando la comunidad que quiere set fiel a Jesús.

-         Evangelio de S. Juan: fue escrito alrededor del año 95 d. C. en Asia Menor. Todavía hay opiniones distintas  de quien sea el autor.  Es opinión general que nació en una comunidad por el testimonio de Juan enriquecido por sus discípulos por su propia experiencia  y su reflexión. En este Evangelio Jesús aparece como el Maestro por excelencia  a quien hay que seguir con amor y obediencia. El es el Hijo de Dios , una cosa sola con el Padre , que se ha encarnado para mostrarnos el camino hacia la plenitud.  La comunidad es el espacio donde se experimenta la enseñanza del Maestro  y se vive la comunión con el Padre y el Hijo  bajo la guía del Espíritu Santo.. Es muy distinto de los evangelios sinópticos aunque tenga la misma estructura: anunciar la fe en Jesús muerto y resucitado, su mensaje y su vida a la luz de la experiencia de la comunidad cristiana.

-         1 Juan: La carta permite conocer más la comunidad de Juan. En ella unos, aunque reconocían a Jesús como Hijo de Dios, sin embargo negaban su divinidad (docetismo) o creían como a una especie de conocimiento, una iluminación, reservada no a todos los creyentes sino solo a unos iniciados (gnosis). La carta afirma que Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre, sus mandamientos y su enseñanza son para todos y se viven en la comunidad. Critica fuertemente a los falsos maestros que él llama “anticristos”. No hay categorías de creyentes , sino discípulos iguales  de un mismo Maestro y Señor.

-         2 Juan: Es muy breve y está dirigida a una comunidad concreta  que está sufriendo divisiones  y confusión.  Invita al amor mutuo y a confesar a Jesús evitando a los falsos maestros  (anticristos) que confunden la comunidad.

-         3 Juan: establece un contrapunteo entre 2 personajes: Gayo que acoje a los hermanos, enviados del autor y Diátrofes quien no los recibe y pone en duda la visión del autor.

-         Apocalipsis: es el último libro del N.T.. escrito alrededor del año 100 d. C. Tiene una forma literaria llamada “apocalíptica” de aquí el nombre, rica de símbolos e imágenes  para describir una visión sobre la fe y la historia. Pretende animar e infundir esperanza a las comunidades probadas por persecuciones  y divisiones internas, por la aparición de teorías erradas que deforman el mensaje de Jesús y crean confusión entre los creyentes. Jesús aparece como el verdadero Señor de la historia  y su plan de salvación se realiza inevitablemente  aunque al presente parezca que todo esté perdido.  Apocalipsis quiere decir “Revelación” (quitar el velo) de la historia, caótica y confusa, y descubrir el sentido de los hechos a la luz del proyecto de Dios.

Otros escritos: son cuatro cartas que se atribuyen a autores distintos que pero pretenden iluminar aspectos de la vida de fe de las comunidades, confundidas o divididas, dando consejos sobre cómo vivir más cristiana y fielmente el mensaje de Jesús. Es difícil definir cuando habrían sido escritas, sin embargo serían posteriores a las cartas de San Pablo y anteriores o contemporáneas al conjunto joánico. Se llaman también “cartas católicas”.

-         Carta de Santiago: el autor sería Santiago “hermano del Señor” (Santiago el Menor), obispo de Jerusalén, nombrado varias veces en los Hechos de los Apóstoles. Esto hace situar la carta en el año 62 d. C. Es un conjunto de consejos prácticos sobre la vida diaria de la comunidad, destaca la necesidad de transformar la vida de fe  en obras concretas y la preferencia de Dios por los pobres y sencillos.

-         1 Pedro: se atribuye a San Pedro, escrita en el año 64 d. C., año de la persecución de Nerón y cercano al martirio del Apóstol. Tiene como finalidad consolar a los cristianos perseguidos. Propone el ejemplo de Cristo como modelo de consolación y los dones del bautismo; aconseja respeto para las autoridades civiles y coherencia en la vida diaria para que Jesús no sea rechazado.

-         2 Pedro: es improbable que sea del Apóstol Pedro, aunque podría basarse en una de sus cartas. Probablemente ha sido redactada al final de I siglo. Revela la existencia de las cartas de Pablo y Judas. Se preocupa de dos problemas latentes en las primeras comunidades: la aparición de falsos maestros que deforman el mensaje de Jesús y la aparente demora de la segunda venida de Cristo.

-         Carta de Judas: el autor se presenta como “hermano de Santiago” , por lo que no sería de Judas Tadeo, el Apóstol,  sino de un cristiano desconocido (se llamaban “hermanos”). Otro motivo que hace pensar que no se trate del Apóstol es que se refiere a los Apóstoles en tercera persona. La carta ataca a los falsos maestros y cita unos libros no inspirados (apócrifos) como ”la asunción de Moisés” y el libro de Enoc. Esto quiere decir que ha sido escrita en los años 80.90 d. C., cuando todavía no había sido definido el canon bíblico.

Conclusión

Hemos hecho un breve recorrido introductorio en el mundo de la Biblia, el libro más leído y más estudiado en todos los tiempos. Espero que estas notas nos ayuden a todos a conocer y amar la Palabra de Dios, a sentir la necesidad de acercarnos a Ella con fe y humildad para continuar descubriendo  hoy la presencia actuante de Dios  en nuestra vida y en la historia de la humanidad y serle inmensamente agradecidos. 

La Biblia es encuentro y diálogo de amor entre Dios y la humanidad, entre Jesús y sus discípulos los creyentes, entre la iglesia (comunidad de creyentes) y el mundo de hoy: estando en el mundo pero no siendo del mundo (cf. Jn. 15,20), para iluminar sus exigencias y necesidades, sus desafíos y esperanzas. Los creyentes no solo debemos sentir la necesidad de conocer la Palabra, sino de vivirla con intensidad y volvernos sus servidores haciendo que otros la conozcan y se enamoren de Ella.

SUPLEMENTO

Muchas son las traducciones bíblicas que encontramos hoy. Las más importantes y más fieles son las que han sido traducidas desde las lenguas y los textos originales. Aquí una serie de Biblias más importantes:

Versiones “cultas”: más destinadas para estudios bíblicos

  • Nácar-Colugna: )1944): la primera a ser traducida de las lenguas originales y no de la “Vulgata”(la traducción latina de San Jerónimo). Traducción buena, pero con un lenguaje a veces poco comprensible por latinoamericanos.
  • Bover-Cantera (1947): en dos tomos, con buenos comentarios, buen instrumento de estudio a un nivel intelectual muy elevado.
  • Juan Straulinger (1948-1951): sacerdote argentino-alemán. Es la primera traducción latinoamericana, en 4 volúmenes. No tuvo mucha difusión.
  • La Sagrada Escritura (1960-1974): en 9 volúmenes (6 A.T. y 3 N.T.). Tiene largos comentarios, de no fácil entendimiento ni lectura.
  • Biblia de Nieto (1961): ediciones paulinas. Ha sufrido muchas revisiones  y modificaciones.
  • Biblia de Ausejo (1976): castellano muy de España, no muy popular en Latinoamérica.
  • Biblia Regina (1966): muy fiel, editada en varios formatos
  • Biblia de Jerusalén (1967): es la versión más famosa sea entre católicos como protestantes. Tiene muchas notas, introducciones muy completas, comentarios, variantes y citas paralelas; es un muy buen instrumento de estudio de la Biblia. El castellano no es popular, sino intelectual.

Versiones “pastorales” o “populares”: destinatario el pueblo sencillo

  • Biblia Latinoamericana (1972): realizada por dos sacerdotes chilenos, la más difundida en Latinoamérica, de muy buena traducción, de lectura fácil y agradable, con un lenguaje “latinoamericano”y más comprensible para todos.
  • Nueva Biblia española /1975): se llama “nueva” porque se usan nuevos criterios de traducción: se quiere provocar al lector de hoy la misma reacción que tuvo el lector de ayer con un lenguaje moderno. Tiene buenas introducciones a los libros, pero no tiene notas a pie de página para no distraer al lector.
  • Biblia del Peregrino (1995): nueva edición de la anterior, en diversos formatos, con introducción a los libros y un diccionario temático muy útil. Hay una versión en tres tomos con notas y comentarios también a pie  de página, muy útil para estudios bíblicos.
  • La Biblia de nuestro pueblo (2005): versión actualizada de la “Biblia del peregrino” para América Latina,  en un solo tomo , con comentarios muy útiles para comunidades y para los que quieren profundizar.
  • El libro del pueblo de Dios (1981): de las Paulinas de Buenos Aires, traducción muy bella de textos originales, con un lenguaje latinoamericano, con introducciones y notas de mucho valor.
  • La Biblia (1966): española, editada por la “Casa de la Biblia”, buena traducción, con  un castellano claro y bello. Tiene una versión para América Latina  llamada “Biblia de América”.
  • Dios habla hoy (1979): Empezó en 1966 con la versión del solo N.T.  con el nombre “Dios llega al hombre” y en 1979 apareció la Biblia completa con el nombre de “Dios habla hoy” editada por la SBU (Sociedades Bíblicas Unidas). Primero se hizo una edición para católicos y otra para protestantes. Luego se realizó una sola edición ecuménica con los libros déutero canónicos (los no aceptados por los protestantes) al final. Se caracteriza por una traducción fácil y en lenguaje latinoamericano, de frases cortas y fáciles a entender. Viene con introducciones a los libros, con variantes a pie de página y acompañada por dibujos.  En 1994 apareció una edición “de estudio” con material de apoyo: mapas, índices y notas explicativas.

Versiones no católicas:

  • Reina-Valera (1569): es la versión preferida por los protestantes y las sectas. La traducción se realizó a partir de la versión latina, griega y alemana de Lutero. Revisada muchas veces, la última vez en 1995, y apareció con una traducción revisada, con notas a pie de página  y material de apoyo, llamada “Biblia de estudio”, es una traducción buena, bastante fiel a los textos originales, con un castellano bien cuidado. No incluye los libros “deutero canónicos”.
  • Traducción del nuevo Mundo de las santas Escrituras (1961): es la traducción de los Testigos de Jehová a partir de una versión inglés de la Biblia y no de los textos originales. Ha sido considerada herética y falsa también de los mismos protestantes, porque alteran el texto para justificar sus posiciones, suprimiendo los pasajes conflictivos o cambiando palabras, tanto que ni siquiera se considera una Biblia. Ellos mismos dan más importancia a su publicación “La Atalaya” que a la  misma Biblia.

¿Un católico puede leer una Biblia no católica?

Se puede leer,  teniendo en cuenta que hay diferencias en su interpretación y entonces también en sus comentarios. Se aconseja de leer la Biblia católica por el esfuerzo que todas hacen de ser lo más posible fieles en sus traducciones a los textos originales. No se aconseja en absoluto de leer la “biblia” de los Testigos de Jehová por su manipulación.

Criterios para reconocer una Biblia católica:

  • Lleva la aprobación de un Obispo, con las palabras imprimatur (imprímase) en sus primeras páginas, o nihil obstat (no hay nada en contra)
  • Trae todos los libros(72) , también los déuterocanónicos, mesclados con los otros
  • Incluye notas a pie de página , comentarios, introducciones mapas, índices y otros elementos de apoyo a la lectura
  • Generalmente tiene ilustraciones, pinturas, fotos de escenas bíblicas o de santos.

Biblias aconsejadas: Biblia Latinoamericana, Biblia del Peregrino, La Biblia de nuestro pueblo, Biblia de América, Dios habla hoy (versión de estudio).

Presets
Main Style
Patterns
Accent Color
Apply